Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Despedida


Mi corazón se abrió a ti, te entregué mi mente, mis pensamientos y mis sueños. Por mucho tiempo te sentí parte de mi, como ese motor que me impulsaba a alcanzar lo inalcanzable, como esa llama de ilusión y de alegría que proviene de uno mismo pero es capaz de iluminar al otro.

Vi un horizonte despejado y a lo lejos una luz que iluminaba tu figura, una luz que guiaba a nuestras almas a seguir el mismo camino, el camino del amor, de la comprensión, del ser y estar.

Olvidé que no puedo mandar en otro corazón, que mi halo de luz y de alegría no pueden iluminar a fuerza a otro ser, no puedo contagiar mi felicidad a alguien que la busca en otros horizontes, en otros seres. Olvidé que para ser amado no bastan solo las palabras sino las acciones, no solo la ilusión sino los hechos, no solo oír sino escuchar, no solo pensar sino creer.

Imaginé a mi paraíso y creí en él, la imaginé a mi lado y la pensé ahí. Hoy me voy sin resignarme, con un dolor en el alma, en el corazón. Iré en busca de esa felicidad, como aquel que decide salir a una aventura, llevando como único equipaje su gran corazón y aquel mapa llamado ilusión que me permitirá encontrarla. 

Manuel

domingo, 3 de julio de 2011

Distancias


Hablar de distancias en cualquier tiempo siempre ha sido relativo. Ahora con la tecnología es mas sencillo, sin embargo siempre ha sido el amor y el cariño quienes han hecho posible poder sortearla.

Las distancias son pequeñas cuando las ilusiones son grandes, y aún en la lejanía, con cielos tan distintos, tan diferentes, estos no dejan de ser azules, no dejan de enviar su brisa, ese viento que empuja a encontrarse a los seres sin importar cual lejanos están. Podrán atravesarse  nubes en el camino, quizá tormentas, pero siempre habrá un destino.

Al cerrar los ojos puedo imaginar el camino que me lleva a recortar distancias, siguiendo la pequeña línea llamada firmamento, recorrer su camino, guiándome en los días por la luz del Sol, mientras que en las noches, son las estrellas las que marcan mi senda. Y cuento cada estrella, porque serán los abrazos y besos que entregue en esa cercanía llamada distancia.

Imaginar los gestos y expresiones es parte de ese encanto, de esa magia. La luz que irradia una sonrisa es la brújula que necesita mi ser para llegar a su destino, al menos con mi imaginación sin importar distancias, sin importar obstáculos.

Mando un abrazo a la distancia a aquellos seres que están ahí, para que sepan que no hay lejanía cuando un par de brazos y unos labios, abrazan y besan a los seres lejanos unidos por un mismo corazón.

Manuel 

domingo, 26 de junio de 2011

Pluma y papel


Quiero dejar que mis pensamientos se dejen guiar por el corazón, la conciencia y ¿por qué no? También por la inconciencia.

Guiaré mi pluma con la luz del sentimiento, a través de los bosques de la vida. Caminos que iremos recorriendo tal y como lo hace la pluma sobre el papel en blanco, como un camino sin hacer, donde al inicio del mismo no sabes que rumbo tomar. Y cada árbol en la vereda será un beso que tengo guardado para ti, cada estrella durante la noche, alguna caricia furtiva que salga de mi.  Caminemos por la senda, seguros de que nuestra luz interna nos guiará a ese destino.

Y seguiremos con pasos firmes, sin mirar atrás, de frente, con la confianza  de saber que estas ahí, que juntos podremos superar cualquier obstáculo en nuestro camino.

Acompáñame a la aventura que significa plasmar lo que siento en un pedazo de papel, mismo que siento como parte de mi.  Quizás sin el sentido literario que un poeta trae muy dentro, si con el sentido de la ilusión que da vida a mis sentimientos, tu mirada, tu sonrisa y muchas cosas mas, que mejor impulso a mi pluma, a mi papel.

Manuel

sábado, 18 de junio de 2011

El Tiempo

Hace unos días de escribí algunas líneas en este blog y al quererlas publicar simplemente desaparecieron. Entre un poco de coraje y algo de resignación pensé: Probablemente no valía la pena (aunque creo que si). En fín, hablaba un poco de lo que es el tiempo, de como cada día, semana, mes y año pasan tan rápido. Apenas hace unos ayeres era un jovencillo queriéndome comer al mundo, y como pasando el tiempo voy revisando cada una de las cosas que he vivido y me doy cuenta de que, aún cuando en gran parte somos arquitectos de nuestro propio destino, también nuestras vidas se rigen por muchas circunstancias externas. Mencioné que al iniciar este blog, pensaba en llenarlo con pensamientos y palabras, pero ahora me doy cuenta de que no tengo el tiempo suficiente y lo más probable, tampoco la capacidad creativa de hacerlo. Pero bueno, aquí va otro pequeño grano de arena.

He leido algunas frases y pensamientos tanto de personajes anónimos como otros conocidos que cuando llegan a la vejez, dan su punto de vista de lo que hicieron y dejaron de hacer durante las diferentes etapas de la vida. Lo interesante de esto es que si comparamos todas y cada una de las mismas,  podríamos decir que todos llegan a la misma conclusión. Y dentro de todo este análisis "concienzudo" también noto que gran parte de esos pensamientos se refieren a lo que hubieran querido hacer y no hicieron, que si volvieran a tener la oportunidad harían. ¿Cómo lograr darnos por enterados de que es esta etapa en que vivimos donde estamos disfrutando plenamente de la misma?

Me doy cuenta de lo rápido que pasa el tiempo cuando veo a mis pequeños hijos crecer tan rápido. Siento alegría, pero un poco de nostalgia de saber que cada día serán mas independientes, que cada día me costará un poco mas de trabajo cargarlos cuando se cansen y que seremos nosotros quienes nos cansaremos más pronto que ellos en un futuro no muy lejano. Aunque como padres, sabemos que mientras vivamos, seguiremos cargando a nuestros hijos, tal vez no fisicamente, sino espiritual, anímica y si se puede y se requiere también económicamente. Me doy cuenta de lo rápido que pasa el tiempo, cuando veo a mis padres envejecer, cuando ya les cuesta un poco mas de trabajo el moverse, el hacer cosas que antes eran tan cotidianas, en su físico. Y aunque quiero pensar que es la ley de la vida, también me doy cuenta de que la vejez esta a la vuelta de la esquina y donde menos uno se lo imagina (según frases de Alberto Cortés).   Ahora empiezo a darme cuenta de lo rápido que pasa el tiempo, cuando me veo en el espejo y aparecen algunas canas, y una que otra arruguilla por ahí. Lo tomo con filosofía, y espero con asombro por la rapidez que suceden las cosas, que en algunos meses vuelvan los brindis, abrazos y buenos deseos. Un abrazo a todo aquel o aquella que se tomó el tiempo de llegar hasta este renglón.  

domingo, 12 de junio de 2011

Un lucero en el tiempo

Estas pocas líneas son un homenaje a Natalia, mi bella sobrinita que ya no se encuentra con nosotros.

Desde hace un tiempo hay un lucero mas en el cielo, brillante, intenso, hermoso. Podría confundirse en la grandeza del firmamento, pero siempre está allí, al pendiente de lo que hay, la curiosidad de lo que habrá.

Decidió dejar de soñar para ser parte de un sueño, decidió estar a nuestro lado de forma etérea, iluminándonos desde el cielo con su sonrisa, con el cariño que a todos dejó. Agradezco ese breve lapso de tiempo que estuviste con nosotros. Algún día nos volveremos a ver 

Manuel

sábado, 4 de junio de 2011

Hoy no te regalo un flor

Hoy no te regalo una flor, porque para mi no hay un día especial para decirte cuanto te amo, no existe una hora, un momento para abrazarte, para sentirte, para adorarte.

Mi ser se llena de alegría al saber que estas ahí, a mi lado, que cuento contigo, que cuentas conmigo.  Tengo grabada en mi mente tu sonrisa, tu mirada que emana libertad a través de tus ojos, todo tu ser que irradia ternura, tu luz interior. Y que decir de tu piel, tersa para mis manos, una caricia recorrerte, admirarte, respirarte.

Hoy no te regalo una flor, es mi corazón el que se da a ti, no se rinde a tus pies, se da al tuyo, para formar un corazón mas grande, con mayor capacidad para dar, de ofrecer, sin nada que esperar mas que la felicidad, la felicidad de verte feliz, sentirme libre para disfrutar tu libertad, volar a tu lado, admirar el desplegar de tus alas y ofrecernos la brisa del destino para remontar nuestro vuelo. 

Por mi y por ti, solo así, por eso hoy no te regalo una flor, sino todo mi corazón.

Manuel

lunes, 30 de mayo de 2011

Esperar

Recuerdo hace algunos años, cuando un amor de esos no correspondido me pidió un tiempo para meditar la situación. Para ver si la relación que vivíamos valía la pena, o simplemente era una pérdida de tiempo para ambos.

En una de esas tardes interminables, cuando echas a volar la imaginación pensando en lo que estará haciendo, ¿con quién estará?, ¿qué estará pensando? ¿Acaso estará sufriendo como yo? Más, quizás menos, tal vez nada. No me quedaba mas que esperar, ver los minutos interminables que se hacían horas y las horas días. Y así empezamos....

Esperar, ver pasar el tempo, sentirlo, gozarlo, y ¿por qué no? sufrirlo. Imaginar lo que puede pasar, lo que puede ser, lo que será, lo que no fue, lo que no será. En momento interminables, en segundos tan efímeros. Alejar las tristezas y soledades, y crear nuestra felicidad, creer en ella.

Esperar, ver pasar el tiempo, soñar, vivir en nuestros pensamientos gratos momentos, días de ilusión y también noches de angustia. Crear nuestra belleza, creer en ella.
Amar, querer, sentir al ser amado y aún en su ausencia, tenerlo presente dentro del alma, del corazón y sentimiento, motivo de nuestra inspiración, de alegrías, de tristezas, crear nuestro paraíso, creer en él.
Esperar, ver pasar el tiempo, aceptar lo que pueda pasar, lo que es, lo que fue, lo que es, lo que no y tal vez lo que no será.

Manuel

domingo, 29 de mayo de 2011

Quema mis pensamientos

Quema mis pensamientos y que el humo se disperse en el cielo. Que las palabras que alguna vez tuvieron sentido queden ahí, como solo palabras, que no signifiquen nada.

Y ese humo disperso sea como un alma, un alma errante, un alma vagabunda, en busca de un hogar, de una identidad, en busca de su felicidad, de su tranquilidad.

Algún día mi corazón encontrará cada una de esas palabras y les dará sentido, volverán a ser pensamientos, pensamientos dirigidos a un corazón, a un ser, volverán a vivir.

Y ese cielo que alguna vez dispersó mis palabras será el medio para volverlas a juntar, será la forma de hacerlas llegar a algún corazón el gran amor que tengo que dar.

Manuel

De la mano

Dedico estas sencillas palabras a todas aquellas parejas que se han atrevido a unir sus vidas, por el esfuerzo y dedicación que implica el poder convivir en el día a día y no morir en el intento.

Veo la luz de tus ojos, luz de esperanza realizada, luz que ilumina tu camino, nuestro camino. Senda que nos lleva de la mano, por parajes de alegría, por rincones de tristeza, de júbilo y gozo, incertidumbre y ansiedad. E iremos juntos, paso a paso, con nuestros sentidos despiertos, viviendo cada segundo, viviendo cada momento, aprendiendo en el día a día el uno del otro, aceptándonos.

Veo tu sonrisa sincera, sonrisa de ilusión, de bellos momentos, de aceptar ir a mi lado, de recorrer nuestro camino, nuestro destino, de la mano. Y recorreremos el camino que atraviesa los bosques de la vida, los desiertos de la angustia, rios y mares de esperanza, cielos de libertad.

Iremos de la mano, levantándonos si hay tropiezos, dejando cimientos, construyendo refugios con un soporte de amor, alimentándolos de cariño, de comprensión.

Y llegaremos al final del camino, mirándonos de frente, a los ojos, fundiendo nuestras miradas, con la satisfacción de haber dado nuestro mejor esfuerzo, juntos de la mano, siempre de la mano.


Manuel

sábado, 28 de mayo de 2011

Arena y Mar

En aquellos días en los que tuve oportunidad de caminar en la playa, estuve analizando tanto semejanzas como diferencias que hay entre cosas tan distantes y a la vez tan cercanas como son la arena y el mar.

Por un lado la inmensidad del mar, sus enormes olas, la fuerza que despliegan cada una de ellas, el vaivén poderoso y sin descanso, y así, día tras día, noche tras noche, solo dejándose llevar por la marea, la que dicta sus movimientos diarios, la que asemeja al ser humano que pone su ímpetu, su deseo de llegar a una meta, a un objetivo y que solo lo detiene esa barrera que significa él mismo.

El mar majestuoso, con olas imponentes termina su camino en la arena, con golpes continuos, certeros, borrando las huellas que en algún momento se fueron formando, como la vida misma, de lo que nace y de lo que muere, de lo que aparece para posteriormente desaparecer. Y es la lucha constante, interminable e  infinita entre la arena y el mar, entre el ser y el querer ser.

Cada ser humano mantiene dentro de su alma arena y mar, la lucha constante, interminable entre uno y la otra. Y todos somos tan diferentes, como los diferentes mares, como las diferentes arenas, olas gigantes, olas pequeñas, arenas claras, otras oscuras. Al final no se vencen el uno al otro, el triunfo consiste en mantener el equilibrio entre ambos.

Manuel

Un dulce sueño

Hoy empezaré a poner algunos de mis pensamientos de antaño, de hace algunos años. Aquellos pensamientos que en su momento mostraban aquella angustia que solo los enamorados llegan a sentir. Como en esos momentos uno cree morir y sin embargo sobrevivimos. De pronto aparece aquella personita que te da esa luz, esa ilusión, ese amor que está por ahí escondido y encuentras a veces sin necesidad de buscarlo.

Un dulce sueño.

Anoche tuve un sueño, soñé que la felicidad estaba a mi lado, que una ilusión corría por mis venas, que el sentimiento de amor regresaba a mi.

Pensé por fin que desaparecía la oscuridad que me rodeaba, que un rayo de luz iluminaba mi camino, mi senda hacía el destino.

Creí tener a alguien a mi lado, creí poder abrazarla y sentir su calor, creí que esa imagen etérea era mas que eso, formaba parte de mi espíritu, parte de mi ser, de mi corazón.

Hoy he despertado, he abierto los ojos y siento un vacío, en mi alma, en mi corazón. Nunca existió la imagen, nunca existió la luz, no hubo ilusión ni destino.

Hoy me he dado cuenta de que todo fue un sueño, un dulce sueño.