Páginas vistas en total

lunes, 30 de mayo de 2011

Esperar

Recuerdo hace algunos años, cuando un amor de esos no correspondido me pidió un tiempo para meditar la situación. Para ver si la relación que vivíamos valía la pena, o simplemente era una pérdida de tiempo para ambos.

En una de esas tardes interminables, cuando echas a volar la imaginación pensando en lo que estará haciendo, ¿con quién estará?, ¿qué estará pensando? ¿Acaso estará sufriendo como yo? Más, quizás menos, tal vez nada. No me quedaba mas que esperar, ver los minutos interminables que se hacían horas y las horas días. Y así empezamos....

Esperar, ver pasar el tempo, sentirlo, gozarlo, y ¿por qué no? sufrirlo. Imaginar lo que puede pasar, lo que puede ser, lo que será, lo que no fue, lo que no será. En momento interminables, en segundos tan efímeros. Alejar las tristezas y soledades, y crear nuestra felicidad, creer en ella.

Esperar, ver pasar el tiempo, soñar, vivir en nuestros pensamientos gratos momentos, días de ilusión y también noches de angustia. Crear nuestra belleza, creer en ella.
Amar, querer, sentir al ser amado y aún en su ausencia, tenerlo presente dentro del alma, del corazón y sentimiento, motivo de nuestra inspiración, de alegrías, de tristezas, crear nuestro paraíso, creer en él.
Esperar, ver pasar el tiempo, aceptar lo que pueda pasar, lo que es, lo que fue, lo que es, lo que no y tal vez lo que no será.

Manuel

No hay comentarios:

Publicar un comentario